Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Anarquía en comunas - Amor Tierra (Debate)
Lun Sep 02, 2013 6:17 pm por Kaban

» Sudafrica. 17/8/2012
Dom Oct 14, 2012 9:32 pm por pepo

» Amor-Tierra
Miér Sep 26, 2012 4:14 pm por Kaban

» Humanos (Debate)
Miér Ago 15, 2012 12:58 pm por Kaban

» Citas (Tema)
Miér Ago 15, 2012 12:53 pm por Kaban

» El Espíritu como Naturaleza, entrevista a Hoffman.
Miér Jul 25, 2012 12:58 pm por Kaban

» Antonio Escohotado
Lun Jul 23, 2012 3:56 pm por nena_nena

» Necesitamos lo SILVESTRE, Ricardo Barbetti
Lun Jul 23, 2012 3:49 pm por Kaban

» Intervención Presidente Mujica en Río+20
Lun Jul 23, 2012 2:43 pm por nena_nena

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Naturaleza y cultura: sustancia y sistema de relaciones

Ir abajo

Naturaleza y cultura: sustancia y sistema de relaciones

Mensaje  Diega el Miér Ago 04, 2010 12:10 am

Buena gente y buenas gente.
Aca va el siguiente fragmento que me pareció interesante (y relevante) subir al foro. En este texto se desarrolla más que nada la dicotomía naturaleza-historia (objeto de nuestros últimos debates) según Marx y después explica un poco (muy poco) el funcionamiento moderno de la producción capitalista. Igual no es un texto suyo, sino de Pierre Bourdieu, Jean-Claude Passeron y Jean-Claude Chamboredon (tres francesitos =P). Igual, arranca con una cita de un gran libro de Marx: "Miseria de la filosofía". Bueh, with no further ado, se los entrego en versión forotizada.
Espero que les guste


Naturaleza e Historia
Marx demostró repetidamente que cuando las propiedades o las consecuancias de un sistema social son atribuidas a la "naturaleza" es porque se olvida su génesis y sus funciones hiostóricas, es decir todo aquello que lo constituye como sistema de relaciones; más exactamente, Marx señala que el hecho de que este error de método sea tan frecuente se debe a las funciones ideológicas que cumple al lograr, por lo menos imaginariamente, "eliminar la historia". Así, por ejemplo, al afirmar el carácter "natural" de las instituciones burguesas y de las relaciones burguesas de producción, los economistas clásicos justificaban el orden burgués al mismo tiempo que inmunizaban a la clase dominante contra la idea del carácter histórico, por tanto, transitorio, de su dominación.

Los economistas razonan de singular manera. Para ellos no hay mas que dos clases de instituciones: unas artificiales y otras naturales. Las instituciones del feudalismo son artificiales y las de la burguesía son naturales. Aquí los economistas se parecen a los teólogos, que a su vez establecen dos clases de religiones. Toda religión extraña es pura invención humana, mientras que su propia religión es una emanación de Dios. Al decir que las actuales relaciones - las de la producción burguesa- son naturales, los economistas dan a enteder que se trata precisamente de unas relaciones bajo las cuales se crea la riqueza y se desarrollan las fuerzas productivas de acuerdo con leyes de la naturaleza. Por consiguiente, estas relaciones son en sí leyes naturales, independientes de la influencia del tiempo. Son leyes eternas que deben regir siempre la sociedad. De modo que hasta ahora ha habido histori, pero ahora ya no la hay. Ha habido historia porque ha habido instituciones feudales y porque en estas instituciones feudales nos encontramos con unas relaciones de producción completamente diferentes de las relaciones de producción de la sociedad burguesa, que los economistas quieren hacer pasar por naturales y, por tanto, eternas.

Karl Marx
Miseria de la filosofía

El objeto a considerar es, en primer término, la producción material.
Individuos que producen en sociedad, o sea la producción de los individuos socialmente determinada: éste es naturalmente el punto de partida. El cazador o el pescador solos y aislados con los que comienzan Smith y Ricardo, pertenecen a las imaginaciones desprovistas de fantasía que produjeron las robinsonadas del siglo XVIII, las cuales no expresan en modo alguno, como creen los historiadores de la civilización, una simple reacción contra un exceso de refinamiento y un retorno a una malentendida vida natural. El contrato social de Rousseau, que pone en relación y conexión a través del contrato a sujetos por naturaleza independientes tampoco reposa sobre semejante naturalismo. Este es sólo la apariencia, apariencia puramente estética, de las grandes y pequeñas robinsoneadas. En realidad, se trata más bien de una anticipación de la "sociedad civil" que se preparaba desde el siglo XVI y que en el siglo XVIII marchaba a pasos de gigante hacia su madurez. En esta sociedad de libre concurrencia cada individuo aparece como desprendido de los lazos naturales, etc., que en las épocas históricas precedentes hacen de él una parte integrante de un conglomerado humano determinado y circunscrito. A los profetas del siglo XVIII, sobre cuyos hombros aún se apoyan totalmente Smith y Ricardo, este individuo del siglo XVIII – que es el producto, por un lado, de la disolución de las formas de sociedad feudales, y por el otro, de las nuevas fuerzas productivas desarrolladas a partir del siglo XVI- se les aparece como un ideal cuya existencia habría pertenecido al pasado. No como un resultado histórico, sino como punto de partida de la historia. Según la concepción que tenían de la naturaleza humana, el individuo aparecía como conforme a la naturaleza en tanto que puesto por la naturaleza y no en tanto que producto de la historia. Hasta hoy, esta ilusión ha sido propia de toda época nueva. Steuart, que desde muchos puntos de vista se opone al siglo XVIII y que como aristócrata se mantiene más en el terreno histórico, supo evitar esta simpleza.

Cuando más lejos nos remontamos en la historia, tanto más aparece el individuo – y por consiguiente también el individuo productor - como dependiente y formado parte de un todo mayor: en primer lugar y de una manera todavía muy enteramente natural, de la familia y de esa familia ampliada que es la tribu; más tarde, de las comunidades de sus distintas formas, resultado del antagonismo y de la fusión de las tribus. Solamente al llegar al siglo XVIII, con la “sociedad civil”, las diferentes formas de conexión social aparecen ante el individuo como un simple medio para lograr sus fines privados, como una necesidad exterior. Pero la época que genera este punto de vista, esta idea del individuo aislado, es precisamente aquella en la cual las relaciones sociales (universales según este punto de vista) han llegado al más alto grado de desarrollo alcanzado hasta el presente. El hombre, en el sentido más literal, un xvonpolecton no solamente un animal social, sino un animal que sólo puede individualizarse en la sociedad. La producción por parte de un individuo aislado, fuera de la sociedad – hecho raro que bien puede ocurrir cuando un civilizado, que potencialmente posee ya en si las fuerzas de la sociedad, se extravía accidentalmente en una comarca salvaje – no es menos absurda que la idea de un desarrollo del lenguaje sin individuos que vivan juntos y hablen entre sí. No hay que detenerse más tiempo en esto. Ni siquiera habría que rozar el punto si esta teoría, que tenía un sentido y una razón entre los hombres del siglo XVIII, no hubiera sido introducida seriamente en plena economía moderna por Bastiat, Carey, Proudhon, etc. A Proudhon, entre ellos, le resulta naturalmente cómodo explicar el origen de una relación económica, cuya génesis histórica desconoce, en términos de filosofía de la historia, mitologizando que a Adán y a Prometeo se les ocurrió de repente la idea y entonces fue introducida, etc. Nada hay más insulso que el locus communis puesto a fantasear.

Por eso, cuando se habla de producción, se está hablando siempre de producción en un estadio determinado del desarrollo social, de la producción de individuos en sociedad. Podría parecer por ello que para hablar de la producción a secas fuera preciso o bien seguir el proceso de desarrollo histórico en sus diferentes fases, o bien declarar desde el comienzo que se trata de una determinada época histórica, por ejemplo, de la moderna producción burguesa, lo cual es en realidad nuestro tema específico. Pero todas las épocas de la producción tienen ciertos rasgos en común, ciertas determinaciones comunes. La producción en general es una abstracción, pero una abstracción que tiene un sentido, en tanto pone realmente de relieve lo común, lo fija y nos ahorra así una repetición. Sin embargo, lo general o lo común, extraído por comparación, es a su vez algo completamente articulado y que se despliega en distintas determinaciones. Algunas de éstas pertenecen a todas las épocas, otras son comunes sólo a algunas. [Ciertas] determinaciones serán comunes a la época más moderna y a la más antigua. Sin ellas no podría concebirse ninguna producción, pues si los idiomas más evolucionados tienen leyes y determinaciones que son comunes a los menos desarrollados, lo que constituye su desarrollo es precisamente aquello que los diferencia de estos elementos tan generales y comunes. Las determinaciones que valen para la producción en general son precisamente las que deben ser separadas, a fin de que no se olvide la diferencia esencial por atender sólo a la unidad, la cual se desprende ya del hecho de que el sujeto, la humanidad, y el objeto, la naturaleza, son los mismos. En este olvido reside, por ejemplo, toda la sabiduría de los economistas modernos que demuestran la eternidad y la armonía de las condiciones sociales existentes. Un ejemplo. Ninguna producción es posible sin un instrumento de producción, aunque este instrumento sea sólo la mano, sin trabajo pasado, acumulado, aunque este trabajo sea solamente la destreza que el ejercicio repetido ha desarrollado y concentrado en la mano del salvaje. El capital, entre otras cosas, es también trabajo pasado, objetivado. De tal modo, el capital es una relación natural, universal y eterna; pero lo es si deja de lado lo específico, lo que hace de un “instrumento de producción”, “del trabajo acumulado”, un capital. Así, toda la historia de las relaciones de producción aparece, por ejemplo en Carey, como una falsificación organizada malignamente por los gobiernos.

(Un respiro muchachos, ya falta poco =D)

Si no existe producción en general, tampoco existe una producción general. La producción es siempre una rama particular de la producción –v.g., la agricultura, la cría del ganado, la manufactura, etc.-, o bien es una totalidad. Pero la economía política no es la tecnología. Desarrollar en otro lado (más adelante) la relación de las determinaciones generales de la producción en un estado social dado, con las formas particulares de producción. Finalmente, la producción tampoco es sólo particular, un sujeto social que actúa en un conjunto más o menos grande, más o menos pobre, de ramas de producción.

Está de moda incluir como capítulo previo a la economía una parte general, que es precisamente la que figura bajo el título de “Producción” (véase, por ejemplo, J.St.Mill), y en la que se trata de las condiciones generales de toda producción. Esta parte general incluye o debe incluir: 1) las condiciones sin las cuales no es posible la producción. Es decir, que se limita solamente a indicar los momentos esenciales de toda producción. Se limita, en efecto, como veremos, a cierto número de determinaciones muy simples, estiradas bajo la forma de vulgares tautologías; 2) las condiciones que hacen avanzar en mayor o en menor medida a la producción, tales como por ejemplo, el estado progresivo o de estancamiento de Adam Smith. Para dar un significado científico a esta consideración que en él tiene su valor como aperçu, habría que realizar investigaciones sobre los grados de la productividad en diferentes períodos, en el desarrollo de pueblos dados, investigaciones que excederían de los límites propios del tema pero que, en la medida en que caen dentro de él, deberán ser encaradas cuando se trate del desarrollo de la concurrencia, de la acumulación, etc. Formulada de una manera general, la respuesta conduce a la idea de que un pueblo industrial llega al apogeo de su producción en el momento mismo que alcanza su apogeo histórico. In fact. Un pueblo está en su apogeo industrial cuando lo principal para él no es la ganancia, sino el ganar. En esto, los “yankees” están por encima de los ingleses. O también: que ciertas predisposiciones raciales, climas, condiciones naturales como la proximidad del mar, la fertilidad del suelo, etc., son más favorables que otras para la producción. Pero esto conduce nuevamente a la tautología de que la riqueza se crea tanto más fácilmente cuanto mayor sea el grado en que existan objetiva y subjetivamente los elementos que la crean.

Pero no esto lo único que realmente interesa a los economistas en esta parte general. Se trata más bien – véase, por ej., el caso de Mill- de presentar a la producción, a diferencia de la distribución, etc., como regida por leyes eternas de la naturaleza, independietes de la historia, ocasión ésta que sirve para introducir subrepticiamente las relaciones burguesas como leyes naturales inmutables de la sociedad in abstracto. Esta es la finalidad más o menos consciente de todo el procedimiento.


Pierre Bourdieu, Jean-Claude Chamboredon, Jean-Claude Passeron, El oficio de sociólogo, PRESUPUESTOS EPISTEMOLÓGICOS, Siglo Veintiuno Editores.
avatar
Diega

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 23/05/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza y cultura: sustancia y sistema de relaciones

Mensaje  Kenke el Vie Ago 06, 2010 8:17 pm

nada más divertido que criticar a los economistas clásicos
bueno, hay cosas más divertidas, pero no le quita lo bueno

Buen aporte
avatar
Kenke

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 22/05/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza y cultura: sustancia y sistema de relaciones

Mensaje  Diega el Vie Ago 06, 2010 9:14 pm

Si, igual Kenke, pensá que yo dije que iba subir textos cortos, de carácter introductorio.
Si queres subo el primer capitulo del capital, pero me parece que no da con el target =P.
El de efervesencia social, lo mismo, supra-básico.
Si queres que empieze a subir teoría de verdad, dime y me pongo con algo mas desarrollado.
=D
avatar
Diega

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 23/05/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza y cultura: sustancia y sistema de relaciones

Mensaje  pepo el Dom Ago 29, 2010 1:38 pm

Me gusto esto eh eh me gusto

No como un resultado histórico, sino como punto de partida de la historia. Según la concepción que tenían de la naturaleza humana, el individuo aparecía como conforme a la naturaleza en tanto que puesto por la naturaleza y no en tanto que producto de la historia. Hasta hoy, esta ilusión ha sido propia de toda época nueva.

Gracias, esto sumado a un punto del texto q sube kenke me ha aclarado unas dudas sustanciosas.

Cuando más lejos nos remontamos en la historia, tanto más aparece el individuo – y por consiguiente también el individuo productor - como dependiente y formado parte de un todo mayor: en primer lugar y de una manera todavía muy enteramente natural, de la familia y de esa familia ampliada que es la tribu; más tarde, de las comunidades de sus distintas formas, resultado del antagonismo y de la fusión de las tribus. Solamente al llegar al siglo XVIII, con la “sociedad civil”, las diferentes formas de conexión social aparecen ante el individuo como un simple medio para lograr sus fines privados, como una necesidad exterior. Pero la época que genera este punto de vista, esta idea del individuo aislado, es precisamente aquella en la cual las relaciones sociales (universales según este punto de vista) han llegado al más alto grado de desarrollo alcanzado hasta el presente.

Me encanto. En esta instancia, la actual, creo q es el momento donde el cuestionamiento revoluciona per se.

La producción en general es una abstracción, pero una abstracción que tiene un sentido, en tanto pone realmente de relieve lo común, lo fija y nos ahorra así una repetición.

jojoojo

Un pueblo está en su apogeo industrial cuando lo principal para él no es la ganancia, sino el ganar.

Muy justito. Vs Lao Tse "Saber cuándo uno dispone de lo suficiente es ser rico."

un xvonpolecton no solamente un animal social

Aca no entiendo el primer termino, agradeceria una definicion.

Gracias por el aporte Diega, y con respecto a:

Si, igual Kenke, pensá que yo dije que iba subir textos cortos, de carácter introductorio.
Si queres subo el primer capitulo del capital, pero me parece que no da con el target =P.

creo q aca nadie te censura, no deberias hacerlo vos mismo.
Digo, si queres subir las obras completas, adianchi =)
avatar
pepo

Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 22/05/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario http://ropasucia.lacoctelera.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza y cultura: sustancia y sistema de relaciones

Mensaje  Diega el Dom Ago 29, 2010 10:59 pm

Justamente, no me censuro: simplemente pienso que -al menos por ahora- no da con el target del foro.
El capital es una obra estrictamente económica; más bien, una crítica a la economía clásica (Adam Smith y David Ricardo, principalmente).
Con lo cuál, no sólo hay que conocer sus obras y legados epistemológicos, sino también a partir de obras previas de Marx (como Miseria de la Filosofía, Contribución a la crítica de la economía política, etc.), manejar los conceptos que el ha desarrollado.
Tampoco es que es SUPER complejo el Capital, pero ya es un obra que requiere de un estudio crítico.
Por eso no subí nada: porque creo que no da con el target =S. En realidad estaba pensando en subir un fragmento del 1er capítulo ("La mercancía") que es donde se trata el tema de su fetichización, lo cuál hoy por hoy, es impresionante como se refleja en todos lados (ya sea por un celular, o por una marca de ropa específica, o por un auto específico).
Igual, previo a eso, uno de estos días me pongo y subo unos textos de imperialismo que valen la pena leer, no es joda eh!

avatar
Diega

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 23/05/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza y cultura: sustancia y sistema de relaciones

Mensaje  pepo el Dom Ago 29, 2010 11:05 pm

Buena onda man, fetichizamee =)
avatar
pepo

Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 22/05/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario http://ropasucia.lacoctelera.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza y cultura: sustancia y sistema de relaciones

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.